+

lunes, 29 de febrero de 2016

Reflexión: Cuentos para pensar

¿Los cuentos son para dormir, o despertarnos? Todo depende del tipo de cuento, del final de cada uno de ellos y de las emociones que crezcan en nosotros.



Creo que no soy la única que ha tenido alguna vez en su vida un libro de cuentos para irse a la cama. Yo todavía lo conservo. Recuerdo cuándo mi madre iba a mi cuarto, se acostaba conmigo y leíamos juntas cada uno de los relatos de ese fantástico libro, ese momento era mi favorito del día.

Cada uno de esos relatos que me contaba me resultaban increíbles, aunque no todos acababan con final feliz. A veces, algunos personajes nos dejaban a lo largo del camino y yo no entendía cómo, si los cuentos son inventados, habían personas que optaran por aquellos finales.




Me quedaba horas recreando el cuento en mis pensamientos, esta vez, siendo yo la protagonista de la historia. Y no sólo pensaba en eso, sino en que algún día seria YO quien escribiese un libro en donde todos los finales fuesen felices.

Escribir te da la posibilidad de soñar nuevos mundos, de encontrar otras realidades, y a veces, tener fe en que esa realidad será posible. Ustedes lectores, ¿Nunca habéis sentido la necesidad de ser parte de otra historia? ¿Alguna vez has soñado con otro mundo mejor que éste? Permidme que os diga que yo sí, y es normal, no todo es de nuestro agrado y en muchas ocasiones tenemos la necesidad de querer cambiarlo. Os voy a decir una cosa, todo está en nuestro poder.

Nosotros podemos cambiar la realidad que tan poco nos gusta, TÚ también puedes. El camino no es nada fácil, es como un libro, no es un simple trayecto que se cruza de una, a veces, el argumento va dando vueltas una y otra vez hasta llegar a tu destino.

Ahora, con 17 años, entiendo los finales de aquellos cuentos, con la finalidad de hacerte reflexionar sobre la importancia de temas como la amistad, el amor, el respeto o la paz y me hizo ver que todos aquellos finales eran meras consecuencias de las acciones de sus protagonistas, acciones sobre las que todo va a depender de ellos, o en este caso, nosotros. Esos cuentos, más que dormir, me hicieron despertar.

"Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida.
No es el fin del mundo. Es el inicio de uno nuevo."